Ciudad de México saborea la llegada de los Reyes Magos con una Mega Rosca

El Zócalo de la Ciudad de México, bañado en la anaranjada luz de la tarde, acogió hoy uno de los acontecimientos más dulces para los mexicanos, en especial de los más pequeños: la Mega Rosca de Reyes 2017.

En medio de la gigantesca plaza principal de la capital, coronada por un decorado navideño que cuenta con 30.000 puntos de luz y una majestuosa pista de hielo, los niños se mostraban impacientes por degustar la rosca, uno de los manjares más típicos de esta época.

El tamaño de la Mega Rosca de Reyes 2017, cuya degustación fue convocada por el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, podría tirar del camello a cualquiera de las tres majestades de Oriente: mide 1.440 metros de longitud y 90 centímetros de ancho, y pesa 9.375 kilogramos.

Los ingredientes mágicos son harina, azúcar, esencia de naranja, mantequilla, ate (dulce de fruta) verde, ate blanco, ate rojo, higos, huevos, levadura, mermelada, leche y vainilla.

Al ritmo de la mítica canción “All I want for Christmas Is You”, el Zócalo se llenaba gota a gota de curiosos que, puede que por el dulce olor o por la festividad que se respiraba en la gran plaza, se acercaron a ver de dónde venía tanto alboroto, aunque ya casi no quedara ningún pedazo de rosca que mojar en leche.