El gusano del tequila, ¿Mito o verdad?

En muchos países se tiene la creencia que el tequila tiene un gusano en el fondo de la botella. Sin embargo, esto -además de sonar sumamente extraño- no es cierto. Es una de las preguntas que muchos se hacen sobre una base errónea: el tequila nunca lleva un gusano dentro, eso es el mezcal.

El origen del mito

El origen de usar un gusano en mezcal proviene de Jacobo Lozano Páez, un productor de mezcal que descubrió en uno de sus lotes unas larvas dentro de la piña de agave y pensó que con ellas resultaría un destilado más gustoso. Aprovechó esta idea para añadir a sus productos una larva dentro de cada botella diferenciándose así de la competencia.
Con el tiempo, esta estrategia gustó al público y los demás productores de mezcal la empezaron a utilizar en sus productos. De hecho, hay una creencia popular que dice que si compras una botella de mezcal, y por el paso del tiempo el gusano sigue en perfectas condiciones, es que el porcentaje de alcohol es lo suficientemente alto como para preservarlo.

Comerse el gusano

Otra creencia popular dice que la concentración de alcohol dentro de esta larva es tal que si te lo comes te produce una reacción alucinógena. Pero, ¿Cómo comerse algo que no existe? Quizás el las personas que lo digan es porque ya están en un alto estado de ebriedad.