Gastronomía mexicana transforma tiempos de penitencia en festín en Cuaresma

La gastronomía transforma los tiempos de penitencia y renovación en un festín durante la Cuaresma, dándole otro estilo a la cocina mexicana con platillos basados en carnes blancas, mariscos y verduras que satisfagan el alma y el paladar en estas fechas santas.

David Carbajal, capitán del restaurante de comida mexicana Villa María, comenta a Efe que “la gente ya no se inclina a comer únicamente carnes blancas esta temporada, pero sí les sigue dando preferencia”.

Por su experiencia laboral, cuenta que hace veinte años 5 % de la gente no guardaba la abstinencia de carnes rojas en la Cuaresma, mientras que hoy la proporción es de aproximadamente 40 %.

Villa María fusiona lo tradicional y lo contemporáneo para crear novedosos platillos para los comensales en esta temporada.

“El menú de Cuaresma es para satisfacer más el paladar y no crear algo tan tradicional, aunque mantenemos en el menú los romeritos con mole negro de la casa y el bacalao estilo Villa María”, dice Carbajal.

Añade que “cuando llega la temporada la gente empieza a buscar lo clásico imperdible; buscan alternativas pero vuelven a lo tradicional”.

De acuerdo con el capitán, “de momento son platillos ricos y novedosos, pero nunca van a cambiar a los clásicos”.