UNAM, no es una escuela cualquiera de México

El campus de la Universidad Nacional Autónoma de México, conocida popularmente como UNAM, no sólo alberga a la institución educativa más importante del país, sino también permite admirar magníficas obras de muralistas mexicanos. Por ejemplo, el mural del estadio olímpico, sede de los juegos de 1968, fue realizado por Diego Rivera. El complejo mural de la Biblioteca Central, que plasma la cosmogonía prehispánica, fue creado por Juan O’Gorman. La torre central de Rectoría ostenta la obra de David Alfaro Siqueiros.

Grandes áreas verdes, la torre de Rectoría y el mural de la Biblioteca Central conforman la postal más memorable de este campus, que cuenta con una extensión de siete kilómetros cuadrados y una población de más de 300 mil alumnos, académicos, investigadores y personal administrativo. A dos kilómetros al sur de Rectoría encontrarás el Centro Cultural Universitario, el cual alberga la Biblioteca y Hemeroteca Nacional, una de las mejores y más modernas salas de conciertos de Latinoamérica (Sala Nezahualcóyotl), tres teatros, dos salas especializadas en danza, una librería, dos cines y el “Azul y Oro”, uno de los mejores restaurantes de la ciudad de México. Todo muy cercano al espacio escultórico al aire libre.

No obstante, los fines de semana, las calles y circuitos internos se cierran al tráfico y se convierten en vías donde ciclistas y patinadores entrenan y disfrutan con plena seguridad de los amplios espacios universitarios. Para llegar a la UNAM, la avenida de los Insurgentes, que parte longitudinalmente la ciudad en dos, es la arteria más directa. Por esa misma vía corre el metrobús, que por un módico precio te deja a las puertas de la universidad, en la estación Doctor Gálvez.